Dirección
Sarmiento 2670, Mar del Plata, 7600
Teléfono
(0223) 451-2551
teléfono
(0223) 451-5904

Un paso adelante

En la primera audiencia del jurado de enjuiciamiento se resolvió por unanimidad la suspensión de los jueces del TOC 1, Facundo Gómez Urso y Pablo Viñas. La AJB Mar del Plata estuvo presente en esta jornada histórica acompañando una vez más a la familia de Lucía Pérez.

La Asociación Judicial Bonaerense junto a un gran número de organizaciones se hizo presente en el Senado provincial, lugar donde se realizó la audiencia preliminar del jurado de enjuiciamiento que debía admitir los cargos contra los jueces acusados y proceder a la suspensión de los mismos. Se realizó un acto donde Marta y Guillermo, mamá y papá de Lucía Pérez cedieron la palabra a numerosos familiares de víctimas de femicidio, algunos de cuyos casos aún luchan por Justicia. Luego de conocer el resultado de la audiencia, hicieron uso de la palabra por la AJB la compañera Débora Bertone, Secretaria de Géneros de la AJB, Celia Lorente, Secretaria General de la departamental Dolores y Alberto Agote por la AJB Mar del Plata. Éste último destacó el resultado de la audiencia como un primer paso que hay que celebrar pero que exige seguir movilizados para que se fije cuanto antes una fecha de inicio del juicio político y que este proceso finalice con la expulsión de los magistrados acusados del Poder Judicial. La lucha de Marta y Guillermo y el acompañamiento de las personas y organizaciones que los apoyan es lo que hizo posible que el fallo aberrante de estos jueces sin perspectiva de género que tuvo como consecuencia la impunidad de los femicidas de Lucía hasta la fecha, no pasara a la historia como un caso más entre tantos otros. Esta jornada y el juicio político que hoy empieza tiene que ser un antes y un después para el Poder Judicial de Mar del Plata y la provincia de Buenos Aires. Necesitamos un Poder Judicial con perspectiva de género y una reforma integral para democratizar el mecanismo de elección de los y las juezas, formación constante en género, mejores condiciones de trabajo y un presupuesto adecuado para contener a las víctimas, investigar y sancionar a los violentos.