Dirección
Sarmiento 2670, Mar del Plata, 7600
Teléfono
(0223) 451-2551
teléfono
(0223) 451-5904

Acto vandálico, acto de odio

 La semana pasada pudimos constatar que fue vandalizado el cartel con el nombre de José “Pepe” Verde, ex – Secretario General de la departamental Mar del Plata de la AJB, que instalamos en la esquina de Brown y Tucumán el pasado 23 de marzo. Exigimos que se investigue este hecho y se identifique a lxs responsables del ataque.

 

“La memoria pincha hasta sangrar a los pueblos que la amarran y no la dejan andar... libre como el viento” (Leon Gieco)

En el acto realizado en el marco de la conmemoración del día por la Memoria, Verdad y Justicia, la AJB junto a representantes de organizaciones sindicales, de Derechos Humanos, ex - compañerxs y familiares de Pepe, procedimos a la señalización simbólica de la esquina de Alte. Brown y Tucumán con su nombre. Elegimos ese lugar porque se encuentra en las adyacencias del edificio central de los tribunales marplatenses donde el Dr. Verde trabajaba como Secretario del Tribunal de Menores N°1 y desarrollaba su militancia gremial. Y donde aún tiene su despacho el juez que omitió investigar su secuestro, Pedro Federico Hooft. Cesanteado por la Suprema Corte de la dictadura, Pepe fue víctima junto a su esposa Ana de la Arena de la tristemente célebre “Noche de las Corbatas”.

Lo sucedido demuestra que pese a haber transcurrido más de 40 años de su secuestro y posterior exilio, la presencia simbólica de José “Pepe” Verde sigue molestando. El ejemplo de su obra incomoda a un Poder Judicial que no asume la verdad histórica, no hace autocrítica ni pide perdón por el pasado; continúa sin asumir la responsabilidad que le cupo en generar las condiciones que hicieron posible el despliegue del terrorismo de Estado. Al día de hoy sigue dando cobijo a personajes como el mencionado juez y el Fiscal General de Mar del Plata Fabián Fernández Garello, ex agente de la Dirección de inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires durante la última dictadura.

La vandalización es un símbolo de la intolerancia y la violencia política que signó a Mar del Plata desde de la década del 70 y cuyos rasgos característicos aún perduran. La historia nos enseña que no debemos minimizar ni naturalizar estos ataques, porque no están dirigidos a un cartel, si no a lo que dicha instalación representa: el compromiso con la defensa de los derechos de lxs trabajadorxs y la lucha por un Poder Judicial al servicio del pueblo.

Por estas razones repudiamos la destrucción de la señalización, acto que representa la impunidad de la cual gozan muchos autores materiales y magistrados del Poder Judicial investigados y/o procesados por su participación en el terrorismo de Estado. Exigimos que se investigue lo sucedido y se identifique a los perpetradores de este acto de odio.