A pesar de la respuesta seguimos sin carrera judicial

Recordemos que la Cámara Contenciosa-Administrativa Departamental el 30/07/13 dió

cobertura al cargo vacante de Oficial Mayor en ese órgano, designando a la ex- Oficial Mayor del Juzgado de Primera Instancia del mismo fuero a cargo del Dr. Simón Isacch, impidiendo el ascenso del Oficial Primero de esa planta colegiada y de todo/as los/as trabajadores/as judiciales con cargos inferiores.
La AJB interpuso un recurso de revocatoria ante esa misma Cámara con un jerárquico superior ante la Suprema Corte de Justicia conforme la garantía constitucional de revisión de la decisión por un órgano superior.
La Alzada, por mayoría, rechazó la revocatoria -resolución en archivo adjunto- y no concedió el recurso ante la Corte no obstante la manda contenida en la Convención Américana de Derechos Humanos (Art. 75 inc. 22 C.N.) que así lo establece expresamente para los procesos laborales y administrativos, sin perjuicio de lo cual igualmente hicimos la presentación pertinente ante la Corte para que se aboque al tratamiento de la vía de impugnación que se pretende coartar.  
Esta resolución pone al desnudo una posición de política laboral del Tribunal que trató de legitimar la decisión de no haber motivado el acto administrativo que, por ser un órgano jurisdiccional que se somete al orden juridíco vigente en un sistema republicano de gobierno dentro de un estado democrático de derecho debió realizar, y ha tratado de correr el eje del conflicto entre la Cámara empleadora- Asociación Judicial Bonaerense, en una presunta colisión de intereses entre nuestro Sindicato y la compañera promovida a partir de nuestra presunta acotada conceptualización de la carrera judicial endilgada a la AJB, y con ello repetimos, justificar la falta de fundamentación.
Esta aclaración era necesaria hacerla porque el fundar o no fundar -como en este caso-, una decesión que menoscaba derechos laborales fija un claro posicionamiento político-laboral contrario a los intereses de los/as trabajadores.
Asimismo, vale destacar el voto en disidencia y los argumentos vertidos por la Dra. Adriana Sardo, tanto en la resolución atacada como en la presente donde fundamentó debidamente su propuesta de promover al Oficial Primero postergado y materializar con ello el respeto por la carrera judicial y por el derecho humano de jerarquía constitucional al ascenso.

¡SIN LUCHA NO HAY DERECHOS!